domingo, 14 de febrero de 2016

Nunca jamás, o absolutamente jamás, o infinitamente jamás, he tenido un beneficio o un segundo de respiro humano o de una mínima dignidad humana o de un mínimo respeto humano o al menos un segundo de algún derecho -el que sea-, en España. Y, como es infinita verdad, nunca, totalmente nunca, esto lo voy a ocultar o a pisotearlo yo también.
18 de agosto de 2010, 5:42

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada